sábado, 18 de mayo de 2013

Quarter de Alaska, Estados Unidos 2008


Quarter Alaska 2008

El quarter de Alaska fue el penúltimo de la Colección de los 50 Quarters de los Estados (y el cuarto de su año, 2008), y es, sin duda, uno de mis favoritos. El quarter representa a un oso grizzly atrapando un salmón en el río. No es habitual encontrarse animales en las monedas de Estados Unidos, en otros países como Nueva Zelanda o Uganda es más normal, pero suelen aparecer de manera estática; pocas monedas tienen la fuerza que trasmite esta imagen.

Para definir la moneda, el Gobernador de Alaska creó el Consejo de la Moneda Conmemorativa de Alaska, formado por once miembros, que pidieron a los ciudadanos que colaborasen aportando sus ideas y diseños. Se recibieron más de 850, entre los que seleccionaron cuatro. Aquí podemos ver los otros tres finalistas:

Diseños Quarter Alaska
Finalistas para el diseño del quarter de Alaska

Entre esos diseños se encontraban un oso polar con el Sol de medianoche; un esquimal montado en un trineo de perros con la Estrella Polar y la constelación del carro marcada en el cielo (lo cual le da un cierto aire irreal); y en la última un buscador de oro con el monte McKingley (o Denali) de fondo. Todos los diseños (a excepción del último, que resulta menos acertado) son rápidamente asociados con la cultura propia de esta tierra, ya que resultan muy diferente a lo que estamos acostumbrados.

Finalmente, el diseño elegido fue tratado por el grabador Charles L. Vickers y el 25 de agosto de 2008 se pusieron en circulación las 505,8 millones de monedas acuñadas.

El elemento central de la moneda es el oso grizzly (que deriva de grizzled/canoso, aunque el apelativo se lo pusieron haciendo referencia a espeluznante), una subespecie del oso pardo que vive únicamente en Norteamérica. Suelen vivir cerca de ríos, lagos o estanques, especialmente de aquellos en los que abunda el salmón, su principal alimento aunque no el único, ya que a veces cazan otros mamíferos como renos, ovejas o bisontes y también se alimentan de vegetales. Cuando se va a comenzar el invierno y se va a aproximar una fuerte tormenta, los osos grizzly se refugian en sus guaridas e hibernan hasta que llega el buen tiempo de nuevo.

Oso Grizzly
Osos grizzly, el de abajo tiene
un salmón entre sus mandíbulas

A la derecha de la escena del oso cazando el salmón, tenemos la inscripción THE GRAND LAND/la gran tierra, con dos acepciones, por un lado, como es el significado de Alaska en la lengua aleutiana (ALYESKA), por otra parte, Alaska es, de lejos, el estado más grande de toda la unión: es tan grande como los tres siguientes mayores juntos o como los veintidós más pequeños en conjunto. En la parte inferior aparece lo habitual en la colección: el año de emisión (2008) y el lema del EE.UU. (E PLURIBUS UNUM/de muchos, uno). Junto a la garra del oso y, en pequeño, tenemos las iniciales del autor del diseño: CLV. Finalmente, arriba nos encontramos con el nombre del estado (ALASKA) y el año de aceptación de éste como miembro de Estados Unidos (1959). Al lado de esto, tenemos una única estrella de cinco puntas que representa la Estrella Polar.

Antes de la llegada de los europeos a Alaska, ésta estaba habitada por diferentes pueblos esquimales como los tlingit, que se vivían en una sociedad matriarcal, o los haida, que habitaban en la región sudeste. En las Islas Aleutianas se encontraban los aleutianos, que fueron los primeros en tener contacto con los europeos. Los primeros en llegar fueron los rusos en 1732 y colonizaron la zona llamándola América Rusa. España envió expediciones medio siglo más tarde, ya que reclamaba aquellas tierras como suyas, por ello nos podemos encontrar nombres de poblaciones en aquella zona tan llamativos como Cordova o Valdez.

Hombre aleutiano
Hombre aleutiano

En 1867 Estados Unidos le compró a Rusia este territorio por sólo 7,2 millones de dólares. El motivo por el que los rusos decidieron vender este enorme territorio era por el escaso interés económico que presentaba esta zona, los apuros económicos que estaba atravesando Rusia y el miedo de ésta a entrar en guerra con los británicos (recordemos que estos controlaban Canadá) y perder de todas maneras el territorio sin compensación alguna. Es curioso que muchos de estos motivos fueron los mismos que llevaron a Francia a vender Luisiana a EE.UU medio siglo antes.

Situación de Alaska en América del Norte
Situación de Alaska

Desde el momento de la compra y hasta su nombramiento como estado (1959), Alaska fue un territorio que no tenía voto en el Congreso de EE.UU. Lo que aceleró su entrada a la unión como miembro de pleno derecho, fue la Segunda Guerra Mundial, ya que en algunos de sus territorios se vivieron enfrentamientos con los japoneses, que pretendían controlar la región; además, Rusia suponía una amenaza demasiado cercana a estas tierras.

Juneau, Alaska
Vistas de la ciudad de Juneau y su entorno

La capital de Alaska es Juneau, una ciudad situada en un enclave único: ocupa las dos orillas de un canal, en una estrecha franja de costa próxima a Canadá y con muchas pequeñas islas a su alrededor. No es posible acceder a ella por tierra, debido a que está rodeada de montañas y glaciares, sólo por avión o barco. No es una ciudad muy grande (poco más de 30.000 habitantes), pero su entorno es espectacular.

Monte McKingley + Delta Yukon–Kuskokwim
Izquierda: Monte McKingley (o Denali)
Derecha: Delta Yukon-Kuskokwim

Y es que la riqueza natural de Alaska es inagotable: entre sus tesoros se encuentra el Monte McKingley (5486 m) que es la montaña más alta de América del Norte; el Delta Yukon–Kuskokwim, en la desembocadura de estos dos ríos en el mar de Bering, es uno de los más grandes del mundo; las Islas Aleutianas, un archipiélago de más de 300 islas que tienen 57 volcanes, muchos de ellos aún activos, entre ellos el monte Shishaldin; otro volcán destacable es el Augustine, en la ensenada de Cook; por último, no podíamos dejar de mencionar, al menos, un lago, ya que en este estado hay más de tres millones de ellos, entre ellos hemos elegido el lago Kenai.

Islas Aleutianas + monte Shisnaidin
Izquierda: panorámica de una de las Islas Aleutianas
Derecha: monte Shishaldin 

Y es que Alaska posee multitud de tesoros naturales, sin embargo el clima no es una ayuda precisamente, ya que en invierno se alcanzan temperaturas de varias decenas de grados bajo cero.

Monte Augustine + Lago Kenai
Izquierda: volcán Ausgustine
Derecha: lago Kenai




© Copyright del texto y de las fotografías de monedas es propiedad de Daniel Grimoir

4 comentarios:

  1. ¡Qué ganas me ha dado este artículo de ir a Alaska! Qué paisajes tan guays, sobre todo las Islas Aleutianas son maravillosas.
    Y encima sus habitantes estaban inspiradas sobre las monedas. No solo me encanta la que escogieron, sino que los otros tres ejemplos son muy bonitos también. Qué curioso que uno fuera de oso grizzly y el otro de oso polar, aunque ¡me quedo con el de los perritos! Deberían hacer esa moneda también, es demasiado bonita para no existir.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Si, Alaska esconde unos paisajes increíbles, además es tan diferente a lo que estamos acostumbrados
      Si hicieran una segunda colección seguro que esa sería la ganadora, la verdad es que es la primera imagen que nos viene a todos a la cabeza cuando pensamos en este frío estado :-)

      Eliminar
  2. Me ha gustado mucho, me estoy leyendo "Hacia rutas salvajes" de Krakauer y hablan mucho de Alaska. No sabía lo de los japoneses. Como única correción (y solo lo se por el libro) diré que el monte se llama Denali, pero todos tenemos derecho a la dislexia :D

    Me encanta como de una cosa pequeña (una moneda) nos narras cosas mas grandes

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias, yo también disfruté mucho escribiéndolo!
      Jeje, gracias por detectar el fallo, la verdad es que me sigue sonando mejor a mi manera xD
      El enfrentamiento con los japoneses fue por algunas de las Islas Aleutianas, pero no alcanzaron el continente ;-)

      Eliminar

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...